lunes, 4 de agosto de 2014

Aplaudir en la iglesia: esto dijo San Juan XXIII



Era el cuarto domingo de Adviento, y el Papa Bueno visitaba Ostia, el puerto de Roma. El pueblo le recibió con entusiasmo, gritando y aplaudiendo en el templo. 

Con caridad y simpatía, esto fue lo que improvisó entonces el hoy flamante santo: 

«Estoy muy contento de haber llegado hasta aquí. Pero, si puedo expresar un deseo, os pido que en la iglesia no gritéis ni aplaudáis, y ni siquiera saludéis al Papa, porque Templum Dei, templum Dei [El templo de Dios es el templo de Dios]. Así que, si vosotros estáis contentos de encontraros aquí, en esta hermosa iglesia, ¡imaginaos si no está contento el Papa de ver a sus hijos! Pero, incluso recién llegado para ver a sus hijos, ni siquiera les da una palmadita en la cara. ¡Y quien está ante vosotros es el sucesor de San Pedro!» 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...